Seguidores

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Feliz día insípido.

Ella incapaz de poder entenderlo. No sabía como se entendía, tal vez debiese haber aprendido el por qué:

 “- Y yo, yo  soy capaz de pintar e inventarme razones para hacer que un día amargo te  sepa un poco más a dulce, y si hay razones no te las cuento, te las grito. Y si gritando sonríes más, entonces, me dejaré la voz, la perderé todas las veces que sea necesario.

Y tú, no buscas las razones para endulzarme un día realmente ácido. Y si existen las razones las evitarás. Sí, perderás la voz  pero no será por tu forma de gritarme que sonría, será por la simple acción de no hablar, de tu frecuente enmudecer.-“

El porqué de preferir evitarlo, su satisfacción o su alivio. ¿ Qué ganaba así ?.

c.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Las pequeñas cosas que me hacen feliz.


La danza. El piano. Los días de sol y playa. EEUU. El silencio, el relax. Los desayunos en la cama. Los Cojack. Los sms por la mañana. La pasta. Mi familia. El no parar. Las compras. La música lenta. La fotografía. El perfume de chico. El chico del perfume. El beso de buenas noches, y el beso de buenos días. El inglés. Las sonrisas. Cantar en la ducha. Mi transparencia. Los zapatos. Las locuras. Hablar. Tuenti. Leer. Escribir. Tostarme al sol. El Cola Cao de por las noches. Las cosquillas. Las pelis de dibujos, Disney especialmente. Bailar a solas. Bailar con ellas.Ella. Los masajes. Los susurros. Los viajes. Soñar si es algo bueno. Ver a los abuelos agarrados de la mano. Recordar los cumpleaños. Hacer la tonta.Los achuchones. Debussy. Los ataques de risa. Los “te quiero” si son de verdad. Aaron. El rosa. La nieve. Los amigos de verdad. Las amigas que lo son. Los caprichos. Las chuches. ZARA. Sultán. Los chicos que lloran. Starbucks. Hugo Silva. Las marcas. Los besos en el cuello. Guardar secretos. Los sobresalientes.El chocolate. Las charlas con papá. Guardar las cosas insignificantes. Mi caja de recuerdos. La ropa de bebé. El internado.Los sábados. Los paseos. Recibir cartas. Desaparecer.Los "bd". Las canciones con significado. Los pintauñas. Verlos sonreír. Sonreír con ellos. Mis puntas. Los consejos. Los reencuentros. La infancia. Gritar. El café. Las miradas con segundas. Llorar de felicidad. Andar descalza. Los pequeños detalles.
" Pequeñas cosas que llenan mi vida"
C.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Not even tomorrow.


Basta de absurdas contradicciones donde lo que hoy es, mañana quizás no lo es tanto.
¿Y qué si no me gusta esto? ¿Y qué si me confundo? ¿Y qué si me niego a pensar que este es mi sitio?
Acomodada y escribiendo con lápiz para poder borrar si mañana llego a contradecirme, creo que podrías escribir tantos " JAMASES" que nunca tendrían fin, pero siempre con la posibilidad de poder rectificar mañana. Me niego a no volver a decir jamás por miedo, nunca nadie cambiará mis decisiones, prefiero equivocarme y tener que tragar saliva y borrar después. Dicen que de errores se aprende ¿No es así?
Hay demasiadas cosas a las que me niego hoy, pero sobretodo, me niego a No ser yo. 
Jamás cambiarán mi forma de pensar, mi forma de ser. Nunca serán solo palabras, tal vez a veces escriba cosas que tendría que esconder en un baúl y tirarlas al mar tras tragarme la llave. ¿Y qué?

jueves, 4 de noviembre de 2010

Olvida la nostalgia.

Y no, no quiero que nada vuelva a la normalidad, todo lo contrario, quiero que todo sea como aquel principio del que estaba enamorada. Pude contener la nostalgia anticipada que me estaba matando, pude evitar las lágrimas del recuerdo, me negaba a recordarte sola pudiendo recordar contigo.
Sentí su necesidad, sus ganas de verme cada día. Sentí lo mísmo que sentí aquella tarde en la que yo no era suya y él no era mío, y... no hay definición para ese sentimiento. Quizás pueda definirse como amor, o simplemente como rabia. La rabia de ver como una de las cosas más importantes de tu vida puede alejarse con un pestañeo.

A pesar de la situación, sus palabras fueron de lo más grande de todo este tiempo  y, es que a veces dos palabras pueden ser más importantes que cualquier gesto, pueden servir de medicina y además, hasta en el peor de los casos pueden hacerte levantar la mirada y reflexionar. Una reflexión que puede hacerte ver lo que de verdad merece la pena y agradecer a la vida lo que tienes delante.

La suerte de mi vida (L). Te quiero siempre.

C.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Si te importa, no es tan complicado.

Me limito a disculparme por quererte tanto, por repetírtelo todos los días de mi vida. Por intentar arreglar las cosas antes de que empeoren, por haber quitado la palabra orgullo de mi diccionario personal, por  todos los mensajes de buenas noches sin contestación, por mis errores, que los hay. Me disculpo por no saber divertirme cuando se que todo va de mal en peor, por no saber disimular que te quiero. No volverá a pasar, pero nunca me digas que lo echas de menos.

C.