Seguidores

lunes, 17 de enero de 2011

You made me like this.

Situaciones desesperantes, con agonía por dentro e impotencia para decorar.
Ganas, muchas ganas de gritarle al mundo que me escuche que abra los ojos, ponga los cinco sentidos y me grite más fuerte que yo a él que se lo que quiero, que estoy en lo correcto, que nada irá mal.

Agonía, recuerdos y nostalgia que me provocan las ganas de salir corriendo hasta que no pueda más, hasta que caiga al suelo dormida y que, cuando abra los ojos todo sea el maldito miedo al recuerdo.
Que el mundo entienda mi mente ligeramente sencilla y sea capaz de pensar por un segundo que me desgarro por mantener todo lo que me importa y que me mata pensar en el maldito miedo del recuerdo que es mejor no recordar. Aquel que me quemó por dentro y que hace que saboree las cenizas de vez en cuando.
Un mundo que comprenda las situaciones que me rodean ahora mismo, que quiera para mi de todo, de todo menos calentamientos de cabeza.

Retos, que nadie podrá evitar en la vida. Personas que no lograrán cambiarme. Cambios en mi vida que aparecen solos, cambios para nada transparentes. Sentimientos que jamás desaparecerán de mi lado. Cosas que solo yo se y que mi mundo debe comprender.

TÚ ERES MI MUNDO.

C.

martes, 11 de enero de 2011

Aprenderé a morderme la lengua.

Se acercó con la mejor intención del mundo entero, con los ojos brillantes de alegría y con un cartel enorme que decía: "Te echaba de menos."

¿Y yo? Maldita boca. En realidad, solo trataba de explicarle que también le echaba en falta, pero el nudo de tiempo atrás me hizo hablar demasiado, decir cosas que en realidad no sentía. ¿Por qué no pude pensar que no te mereces ni el mínimo desprecio? ¿Por qué no pensé en toda la vida que me da verte feliz? ¿Por qué te hice decir que ella nunca va a volver?

A pesar de todo, me abrazó para despedirse.
Pediré mil perdones y te daré las gracias por saber lo que soy para ti, pero, no sin antes hacerte ver lo que eres para mí.

C.