Seguidores

lunes, 28 de febrero de 2011

Take care.




Dicen que no puede esperar más, que cuenta los minutos para dejar este sitio, que cambia de vida. Y es que yo saldría corriendo para ganar tiempo fuera de aquí.

“…Querido tú, dicen que te marchas por un tiempo, que es realmente lo que quieres. Nunca es tarde para saltar a la vida que cada uno quiere para sí.
Dicen, que todo te irá bien, que eres tan fuerte no tienes miedo a equivocarte, a confundirte. Que conseguirás ser todo lo que quieras ser, y que confías tanto en ti mismo que nadie jamás será capaz de vendarte los ojos. Cuentan, que eres capaz de diseñar sonrisas con lágrimas y que tu nombre nunca suena a triste.
 
Al menos, prométele que siempre tendrá mil nombres menos el suyo, que seguirás llamándole todas esas cosas que le hacen rabiar. Que no te olvidarás de su cara de rabieta. Prométele que nadie te cambiará nunca, que serás siempre tú. Que le echarás de menos aunque sea solo un poquito. Que tus nuncas seguirán siendo siempres. Que seguirás siendo igual de cabezota. Que te pintarás tú futuro tal y como lo quieras pero siempre con cuidado. Que las películas de miedo y los chupa chups llevarán su nombre y que nieve, llueva, o truene la lluvia siempre le recordará a ti. Que no te olvidarás de que la cerveza puede sentarte mal a veces ni de que hablar hasta las tantas es adictivo, que mantendrás tus manías. Prométele que guardarás su confianza, y que nunca seréis extraños. Prométele que no le olvidarás...”

Dicen, que le echarán de menos más de lo que pueda llegar a pensar. 

C.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Bla, bla, bla.

Basta de palabrería.
Siempre he sido de las que cuando despegan sus labios, tienen algo que decir.
De nada sirve hablar por hablar.

C.