Seguidores

martes, 5 de abril de 2011

Tres. 06.04.08

A veces, los momentos insignificantes, a los que no prestamos atención, pasan a ser los más importantes del mundo.
Aquel día del aula de música, bailando aquel ridículo baile y con aquel insoportable profesor se convirtió en el momento más especial del universo.
Fue ese el momento en el que él llegó, aquel chico tan tímido y tal vez, confuso por los cambios que le rodeaban. Desde aquel día, a ella siempre le llamaron la atención sus ojos, tan marcados que parecían perfectamente perfilados. Tímida como ella sola, e inseguro como el mismo, ambos se pasaban los días cruzando sonrisas, hasta aquel día en el que comenzaron a hablar. Pues sí, hablaban tanto que las horas parecían volar.
Él, se dedicaba a hacerla rabiar, a llamarla pija insoportable y a buscar su lado más borde, pero nunca dejó de cuidarla.
Un día, le llevó escrita la canción que escribiría su historia, eran dos niños que jamás se imaginaron que iban a crecer juntos. Parece mentira pero, así fue. Surgieron cambios que distanciaron bastante su amistad, su historia. Ella tomó otro rumbo,  pero no fue por mucho tiempo, solo sirvió para hacer su historia más fuerte.

La vida no se comportó del todo bien con él, le jugó una mala pasada, lo suficientemente grande como para hacerle ver a ella que él era de lo más importante que tenía. Así, ella abandonó el camino que había tomado, y se dedicó en cuerpo y alma a él. Sus caminos se habían cruzado por casualidad  pero parecía que él tenía que marcharse. Entre lágrimas, ella, fue víctima del mejor de los abrazos, de esos abrazos en los que te das cuenta de por quien debes luchar, y fue este el que le hizo darse cuenta de quien había ocupado su mitad desde el día de aquella ridícula clase.

Una tarde, él, entusiasmado, le dijo que no se marchaba, ella lloraba a más no poder, tras un golpe fuerte, iban a poder recuperar el tiempo perdido. Siempre quiso ayudarle, si él estaba mal, ella no estaba mucho mejor, e intentó cuidarle lo mejor que sabía.
Poco después, empezaron una bonita historia, una historia en la que los malos momentos solo sirvieron para reforzar los buenos. Crecieron juntos, compartieron todo.

Ahora, me encanta ver su sonrisa y saber que yo formo parte de ella, me encanta saber que piensa con una mirada, me encanta la pequita de su nariz que resalta más cuando llega el verano y coge color. Amo, despertarme a su lado y que esté acurrucado conmigo, que me mate a cosquillas hasta hacerme enfadar. Que se asuste cuando me muevo durmiendo y que me deje pintarrajear su tripa. Me encanta cuando intenta poner cara de enfado y acaba sonriendo. Los días en los que se pone mi perfume favorito y soy incapaz de separarme de su cuello, sus besos dulces, su forma de cuidarme y saber que a pesar de los errores daríamos todo el uno por el otro.
De esta historia, se cumplen hoy tres preciosos años que no cambiaría por nada, los tres años más bonitos del mundo.
Mil gracias por cruzarte en mi camino, por aparecer derrepente, y decidir quedarte a mi lado. Te quiero:

- La niña del aula de música.
                                                                                       
                                    

12 comentarios:

  1. me encanta tu blog, te sigo desde ya. espero que me sigas xao♥

    ResponderEliminar
  2. ♥I see you re very talanted.) Your blog is amazing♥

    ResponderEliminar
  3. que entrada mas bonita :D
    te sigo !
    www.comerteaversos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. que bonito :)
    pasate por mi blog, si te gusta sigueme.
    http://justbeyourselfff.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. aaaaaaaaaaaah mencanta mencanta, es adorable.
    me ha hecho llorar, enserio sigue así, :)

    ResponderEliminar